Salud mental y la diversidad de mentalidades

Blog originalmente publicado el 1 de agosto en inglés por Izzy Foreman-Ortiz
Traducido por Ricardo R. Rojas Rivera
Editado por Becky Rodriguez

¿Sabía usted que más de un tercio de los estudiantes graduados experencian preocupaciones con la salud mental?1 Las carreras que requieren un nivel de escuela graduada y una maestría o un doctorado en cualquier campo naturalmente atrae perfeccionistas; específicamente, la naturaleza agotadora y exigente de muchos campos del STEM (Ciencia, tecnología, íngeniria, y matemáticas) atrae una multitud de mentes altamente inteligentes y creativas, pero usualmente viene con un alto nivel de autocrítica. Aunque esta autocrítica y perfeccionismo en moderación puede llevar a las personas a trabajar duro y seguir esforzándose para el mejoramiento, demasiado de esto puede crear una tormenta perfecta para muchas ansiedades provocadas por lo académico y otros problemas con la salud mental, ya sea transitorio o a largo plazo. Hablando de una experiencia personal, pienso que estos problemas, aunque retantes, pueden venir con un resquicio de esperanza: la diversidad cognitiva que nos beneficia tanto como individuos como una comunidad científica.

shango.jpg

“Shango” por Izzy Foreman-Ortiz

Seguir leyendo “Salud mental y la diversidad de mentalidades”

¿La ingesta de nanopartículas de oro me haría más inteligente?

Originalmente publicado en inglés por Hattie Ring
Publicado el 11 de Septiembre 2015
Traducio por Mariah Dooley, Editado por Curtis Green

“Quiero ingerir partículas de nano-oro como experimento para ver si realmente convierte a tu cerebro en un hiperprocesador”.

Pregunta presentada por un lector de Nano Sostenible

Como químico, me encojo ante la idea de beber nanopartículas (o cualquier cosa) de un cubilete en el laboratorio. De hecho, mi respuesta instintiva a su pregunta fue “¡NO LO HAGAS!”. Sin embargo, muchas nanopartículas están aprobadas por la FDA y se usan con propósitos médicos, la mayoría de las cuales se inyectan; algunos también están aprobados para su ingestión como aditivos alimentarios.1 También hay muchos más candidatos con esperanzas para el diagnóstico médico y la terapéutica en desarrollo, a la espera de nuevas pruebas y aprobación. Es importante reconocer que el desarrollo de fármacos, con moléculas pequeñas o nanopartículas, requiere muchos puntos de referencia largos y costosos antes de intentar ensayos clínicos con humanos.2,3

bebe agua.png

Bebe agua, sin nanopartículas
(Imagen de Emilian Robert Vicol)

Seguir leyendo “¿La ingesta de nanopartículas de oro me haría más inteligente?”